Estandarización

Mediante un estándar se garantiza el funcionamiento o acoplamiento de elementos generados independientemente. Para ello se crean una serie de normas o especificaciones.

En la vida cotidiana empleamos a menudo estándares sin ni siquiera darnos cuenta. Por ejemplo, al enchufar un electrodoméstico a la red eléctrica estamos haciendo uso de un estándar. (Los fabricantes y autoridades han tenido que llegar a un acuerdo para utilizar dicho estándar).

En general, se puede decir que los estándares nos facilitan la vida.

Con los objetos digitales educativos (ODE) ocurre lo mismo. Existen estándares capaces de simplificar la vida de autores y alumnos, si bien no son muy conocidos ni estos estándares ni las ventajas de utilizarlos.

En los recursos, es conveniente la estandarización en dos aspectos diferenciados:

  • Por un lado, la estandarización del formato de los recursos. Está claro que si elaboramos los recursos con procesador de textos muy poco extendido, los alumnos no serán capaces de leerlos.
  • Por otro lado, la estandarización del empaquetado. El empaquetado es la forma en que se agrupan los distintos archivos que componen un recurso para su distribución a los alumnos.

 

A continuación, vamos a ver algunas de las ventajas que obtendremos trabajando con formatos estándar. 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.